¿Con qué frecuencia se llevan a cabo las sesiones?

Lo más habitual es pactar realizar una sesión semanal al comienzo de la terapia, aunque a medida que se avance en el tratamiento se puede pactar realizar una sesión cada quince días.