Buscar
  • Victoria García Masip

DURANTE LA CUARENTENA: ADOPTEMOS UNA ACTITUD SOLIDARIA Y RESPONSABLE


En pocas semanas nuestra vida se ha visto obligada a cambiar. La crisis del coronavirus (Covid-19) en nuestro país nos ha mostrado una realidad insólita y ha representado un antes y un después en nuestro ritmo cotidiano. La llegada de un microorganismo ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad sin distinción de género, raza o nivel socioeconómico. Nos hemos encontrado en medio de una situación que muchos de nosotros ni tan siquiera podíamos imaginar fuera de la ficción. Quizá estamos acostumbrados a escuchar que “este tipo de cosas” siempre ocurren en países lejanos… pero esta vez lo estamos experimentando en primera persona.

Sin duda se trata de una situación nueva y extraña para todos. También dolorosa para aquellos que están afectados, tienen algún familiar grave o incluso han perdido a algún ser querido. Para los demás, se mezcla una sensación de incertidumbre creciente, miedo, angustia, preocupación, que tratamos de contrarrestar con el humor, pero que a veces se apodera de nosotros.

A menudo no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Ahora mismo se hace necesario privarnos de un bien preciado: la libertad. Y es así como podemos contribuir a paliar este mal, evitar que se siga propagando. Es el momento de responsabilizarnos, sin alarmismos atendiendo únicamente la información proveniente de canales oficiales, seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias así como de solidarizarnos con los demás.

En momentos de crisis como éste es cuando nos damos cuenta de que lo que realmente importa es nuestra vida. Reducir los contagios es responsabilidad de todas y todos y por tanto no podemos hacer lo que nos apetezca. Sabemos que el personal sociosanitario trabaja incansablemente por el bien común combatiendo desde primera línea esta amenaza con generosidad y valentía así como otros colectivos (las fuerzas de seguridad del estado, el personal de limpieza, ..) Se hace necesaria la interdependencia entre unos y otros y la implicación de todos los ciudadanos. Todos estamos expuestos y se requiere extremar las precauciones manteniendo una actitud de distanciamiento social en la medida de lo posible, evitar las situaciones de riesgo y respetar el confinamiento.

Ante la gravedad de la situación de pandemia que atravesamos y que sin duda tendrá un fuerte impacto humano, social y económico es hora de sacar la mejor parte de nosotros, nuestra actuación como ciudadanos es determinante. El estado de alarma nos está poniendo a prueba a nivel psicológico y social. A nivel individual contamos con una aliada, que es nuestra actitud ante los hechos, la cual nos ayudará a combatir la sintomatología que pueda aparecer en estos momentos delicados y difíciles; y a nivel social se hace necesario empatizar con los que sufren y contribuir cada uno desde su posición en esta causa. Hasta ahora hemos vivido en una sociedad eminentemente individualista y ahora nos damos cuenta de que la única forma que tenemos de combatir la propagación de este virus es hacerlo todos juntos, cada uno aportando su granito de arena.

Cuando los chinos escriben la palabra "crisis" lo hacen con dos caracteres: uno representa el peligro y el otro la oportunidad. Quedémonos con la idea de que esta crisis puede ser una oportunidad de aprendizaje para que la humanidad avance y para que se produzca una transformación de la sociedad donde los miembros que la componen sean más empáticos, resilientes y solidarios.


0 vistas

 

    "Un viaje de miles de kilómetros debe comenzar por un solo paso."Lao-Tsé

 

VICTORIA GARCÍA MASIP

Consulta Psicológica LAIA

Rbla Nova 58-60, 2a. planta A

43004 Tarragona

Telf 652412490